Yasser Michelén, redescubierto en ¡Yo tengo mi muñeca!

Yasser Michelén, redescubierto en ¡Yo tengo mi muñeca!

Michelén que se hace dueño de la escena, prácticamente utilizando tan solo un pie cuadrado, con ese que se empacha un discurso corporal y textual y aplastantemente vivo

Santo Domingo, Todo por el Arte RD.- Yo tengo mi muñeca (Carlos Castro)  es un espectáculo escénico unipersonal que nos ha permitido descubrir el potencial expresivo de un actor, al cual el cine dominicano lo ha mostrado parcial y limitadamente.

El teatro tiene la extraña facultad de reflejar la vida como nunca antes podía haberse develado. El teatro, más que un arte escénico para recrear y divertirnos por medio de sus proyectos preestablecidos para ese fin, puede ponernos en contacto con realidades, personalidades, concepciones.

El espectáculo ronda al menos por lo menos en torno a  cinco narrativas: la del actor y su lenguaje corporal y vocal, la del tiempo, la del humor sarcástico que tiene valor por sí mismo, la  de la misoginia de un maestro universitario que encuentra recursos para su nihilismo existencial en el placer engomado de una muñeca plástica y la del texto como cuerpo creativo, deliberadamente trabajado al detalle en base a un poder de observación  de lo nimio desesperantemente detallado.

El Yasser Michelén que hemos visto en El hombre que cuida, – su mejor drama- , Cristo Rey, Trabajo Sucio, La Maravilla, Un cuarto para Josué, Dinero Fácil y su mejor comedia Todos las mujeres son iguales, tiene su gran oportunidad de lucimiento en este espectáculo original de Castro. Se hace dueño de la escena, prácticamente utilizando tan solo un pie cuadrado de sus tablas, ese que se empacha un discurso aplastante, vivo, ilustrado en detalles, con giros irónicos, con figuras que puestas en perspectivas por el autor, dejan de ser tan cotidianas.

Este unipersonal deja respecto de Michelén en claro su capacidad  interpretativa conquista al público que se hace cómplice desde el silencio, mientras el discurso sigue sorprendiendo: la mirada egoísta y misógina de un típico profesor uasdiano, los recovecos del espacio universitario y sus espacios y sus signos, la narrativa del tiempo, las formas en que se miden las horas y minutos cuando es solo el pasar del reloj medido por un ser centro de su propio universo.

Podría etiquetarse el argumento de localista: puramente uasdiano, ni siquiera capitalino, ni siquiera nacional, pero el arte es eso, reflejo del espacio y se puede adaptar a otros escenarios nacionales.

Yo tengo mi muñeca es un trabajo escénico que reverdece esperanzas de un fortalecimiento de la huella histriónica dominicana, con clara vocación de ser global.

La mirada desde la muñeca como objeto complejo, más de lo que uno se imagina, involucra más que información técnica sobre el artilugio, las entradas de una concepción tan complejas como sorprendentes.

Una obra que representa un teatro realizado con instintos e intención, con posibilidad de que sus talentos (desde vestuario, dirección, texto, iluminación, se crezcan, Tal cual ha sido. De rigor es alegrarnos por el desempeño del codirector Osvaldo Añez.

Castro se está convirtiendo en conversación obligada en los medios artísticos que al principio era de tono circunstancial y esporádico, pero ahora ya no.

Ahora hay que pensarlo en serio. Lo que hace es producto de talento, disciplina, creatividad y fruto de su proceso personal. Un tipo que no se vende para caer bien.  Castro hace lo que entiende y, por lo que se ve, ha emprendido un camino expresivo propio.

Su labor pasa ahora, con Quemando y Yo tengo mi muñeca, de lo secundario y alternativo pasa a lo trascendental, llamado a ser conocido y recomendado como signo del teatro nacional actual.

Por: José Rafael Sosa

Comparte esta entrada en tus redes sociales

Acerca de todoporelarterd

Todo por el arte RD, es un medio digital que busca impulsar el arte y la cultura de la República Dominicana, mediante reportajes de todas las áreas del arte. Fundado el 24 de diciembre del 2010

Ver todas las entradas de todoporelarterd →

Deja un comentario